LOS TOROS BRAVOS DE MALPICA Y VALDEPUSA

Fue una ganadería de prestigio que se llegó a lidiar en la plaza de toros de Madrid durante el Siglo XVIII, incluso en ocasiones muy destacadas.

Fermín Caballero señala: “… la naturaleza fiera de los animales de Valdepusa de cuya época no se había aun borrado en la plaza de Madrid la memoria de los toros de Malpica y Pusa”.

Una de las principales riquezas del marquesado hasta los inicios del Siglo XIX era la gran vacada. De ahí el amplio corralón de “los Encerraderos” que aparece en el plano de Malpica de 1825, y nombres como Corral Chico, Corral de Vacas, Corral de los Toros, etc.

Y una parte de esa vacada era de reses bravas, especialmente en algunas zonas de la Dehesa. De la labranza de Fuentelaparra, en el quinto de la Solana, anota Caballero que “El sitio que ocupa cerca del Pusa es de lo más áspero y de mal aspecto, así es que los toros que aquí pacen y viven son bravos”.

Arsenio Talavera, en su libro “El Estado de Valdepusa y Malpica” refiere algunas de aquellas corridas en Madrid: “Esta vacada brava fue lidiada en Madrid en diferentes ocasiones, así por ejemplo el 13 de octubre de 1746 como celebración de la coronación del rey Fernando VI se lidiaron en la plaza de Madrid toros de San Martín de Valdepusa. En diciembre de 1783 también se lidiaron toros en Madrid, pero esta vez eran “de la casta de Valdepusa”.

En julio de 1806 la vacada del marquesado se liquidó en venta pública, en ejecución del testamento del fallecido Marqués (ya también Duque de Arión) D. Manuel Fdez. de Córdoba.

Cuando Fermín Caballero hace su Descripción de la Dehesa en 1825, por tanto, poco quedaba ya de aquella gran vacada y de sus toros bravos, “se compone en el día de veinte y dos reses chicas y de no buena casta. Pero podrá ser el principio de una vacada que haga renacer la fama de los antiguos toros de Pusa y cuya braveza lo atribuyen a los pastos.”

Igualmente, los Encerraderos habían perdido su antigua función y se habían convertido en sórdidas casuchas: “Se llaman así porque aquí se encerraban las antiguas vacadas de la casa. Son un cuadro extenso, mal edificado, arruinado en parte y dividido en miserables viviendas, donde a la vez están las bestias y sus pobres dueños, sin otra ventana ni chimenea que la puerta”.

Paco Corral                                                                                                                              (1/10/2020)

Articulo7 1

(Grabado de la serie “La Tauromaquia”, de Goya)

Descubre Malpica. Visítanos.

Localización

Síguenos en Facebook

Please publish modules in offcanvas position.